Comparte

La hazaña se logrará en un barco que ganó el Trofeo Julio Verne en 1994 y ahora es remodelado para funcionar con energía limpia.


FRANCIA – El Energy Observer será el primer barco en emplear energía solar e hidrógeno en dar la vuelta al mundo sin emitir gases con efecto invernadero. Zarpará en febrero del 2017 desde Saint-Malo, y contemplará 5 años (2017-2022) para completar su travesía.

Esta increíble aventura está impulsada por la UNESCO, el navegante Victorien Erussard, el director de documentales Jérôme Delafosse y el ecologista francés Nicolas Hulot. Los encargados de liderar esta tripulación serán Peter Blake y el británico Sir Robin Knox Jhonston.

Este barco se impulsará por tres paneles fotovoltaicos y dos turbinas eólicas, pero usará hidrógeno, almacenado en dos motores eléctricos. Además de sensores para analizar el mar. Si existe poco sol o viento, los paneles solares y los aerogeneradores impulsarán el electrólisis para producir hidrógeno.

Te puede Interesar:  El candidato del PAC Salvador Nasralla visita Roatan

El Energy Observer ganó el Trofeo Julio Verne en 1994, y se remodeló con un costo de 500 mil euros para acondicionarlo de forma amigable con el ambiente. El proyecto de renovar esta embarcación está a cargo de un grupo de arquitectos navales y rl CEA-Liten, Laboratorio de Innovación de Nuevas Tecnologías Energéticas de Grenoble.

Actualmente se encuentra en espera de la instalación de los paneles solares, turbinas eólicas y equipos de electrólisis que serán los encargados de descomponer el agua para producir hidrógeno y oxígeno y en el invierno realizará sus pruebas de navegación.

Al igual que el avión Solar Impulse el objetivo de este viaje es demostrar que se puede tener autonomía en el sol y el hidrógeno como generador de energía limpia. 

El 96% de los barcos en la actualidad emplean combustibles fósiles. El uso de combustibles no fósiles y la búsqueda por un uso de energías alternativas ya no es solo para los automóviles, sino que también otros tipos de vehículos se han unido a esta noble cruzada ecológica para mejorar el transporte.

El desarrollo del Energy Observer tuvo un costo de $ 4,7 millones de dólares y sus creadores quieren que su sistema pueda ser utilizado no sólo por embarcaciones sino que también en hogares, entregando alternativas más ecológicas y económicas a las actuales.

Te puede Interesar:  Empleados públicos podrán tener asueto desde el lunes durante semana morazánica


Comparte

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.