Yani Rosenthal se declaró culpable de lavar dinero para Cachiros

El ex-ministro Yani Rosenthal podría recibir hasta 10 años de prisión por este cargo de lavado de dinero.


COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Nueva York – El ex-congresista, ex-ministro y ex-candidato presidencial de Honduras Yani Rosenthal, se declaró hoy miércoles culpable de lavar dinero para el cartel de la droga Los Cachiros, informó la Fiscalía de Nueva York.

Rosenthal, de 52 años, enfrenta ahora una pena máxima de 10 años de cárcel y deberá pagar $500.000 como compensación al Gobierno estadounidense, además de una multa de $2,5 millones.

El otrora poderoso empresario de Honduras es acusado de lavar dinero para Los Cachiros entre el 2004 y setiembre del 2015, cuando fue sucesivamente ministro de la Presidencia (2006 y 2007), legislador (2010-2014) y candidato a la Presidencia en el 2009 y el 2013.

Rosenthal se entregó a la Justicia estadounidense en octubre del 2015. Será sentenciado el 13 de octubre por el juez John Koetl.

“Ahora este ex-funcionario gubernamental y dos veces candidato a la Presidencia de Honduras espera sentencia ante un juez federal estadounidense por su contribución a la crisis mundial de la droga”, dijo el fiscal interino de Manhattan, Joon Kim, en un comunicado.

Relación de Yani Rosenthal con el narcotráfico

La Fiscalía de Nueva York acusó en octubre del 2015 a a Rosenthal, a su padre, Jaime Rosenthal, un ex-vicepresidente y ex-legislador hondureño, así como a su primo Yankel Rosenthal, ex-ministro de Inversiones del actual presidente Juan Orlando Hernández, de utilizar entidades asociadas al holding familiar Inversiones Continental para lavar dinero del narcotráfico para Los Cachiros, un cartel que traficó toneladas de cocaína a Estados Unidos antes de ser desmantelado por la agencia antidroga estadounidense (DEA).

“Rosenthal ayudó a Los Cachiros a lavar dinero de la droga y a ganar acceso al sistema financiero internacional por medio de una variedad de supuestos negocios”, enriqueciéndose en el proceso a través del cobro de honorarios a narcos y de sobornos para sus campañas políticas, puntualizó la Fiscalía.

La Justicia estadounidense asegura que varios aspectos del esquema de lavado de dinero en el que participó Yani Rosenthal “también recibieron apoyo de Fabio Lobo”, el hijo del ex-presidente de Honduras Porfirio Lobo (2010-2014) quien aguarda sentencia por narcotráfico el 31 de julio en Nueva York.

La Fiscalía detalla cómo los Rosenthal lavaban dinero; por ejemplo, haciendo que una firma asociada a su holding Inversiones Continental comprara ganado en subastas a una empresa de Los Cachiros. La carne era procesada y exportada a Estados Unidos, entre otros países, y el dinero permitía al cartel obtener fondos para promover sus actividades criminales y comprar otros activos.

Rosenthal y otros también usaron el Banco Continental, controlado por su familia, para procesar los pagos relacionados a estas transacciones y para financiar otras actividades de Los Cachiros como un zoológico en Honduras, préstamos para comprar equipos para la empresa de construcción, una empresa minera y una plantación de aceite de palma africana del cartel.

El padre de Yani Rosenthal, Jaime, de 81 años, permanece en arresto domiciliario en Honduras, y el Gobierno estadounidense busca extraditarlo.

Su primo Yankel Rosenthal fue detenido en Miami en octubre pasado.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Tesoro estadounidense designó en el 2015 a los Rosenthal y a siete de sus negocios, entre ellos el Grupo Continental y el Banco Continental, como “traficantes de narcóticos especialmente designados”, lo cual permitió el bloqueo de millones de dólares del grupo.

Uno de los líderes de Los Cachiros, Devis Leonel Rivera Maradiaga, negoció un acuerdo de colaboración con la DEA, se entregó a las autoridades y es un testigo clave del proceso contra Fabio Lobo.

A raíz de las denuncias de Rivera, las autoridades descubrieron que Los Cachiros tenían al menos 22 contratos con el ex-gobierno de Pepe Lobo, según la Fiscalía de Honduras.

El líder de Los Cachiros dijo a la Justicia estadounidense que, a cambio de sobornos, el cartel era protegido por Fabio Lobo y por el entonces presidente Porfirio Lobo, su hermano Ramón (Moncho) Lobo, el actual ministro de Seguridad, Julián Pacheco, y el diputado Antonio (Tony) Hernández, hermano del presidente Juan Orlando Hernández, así como por policías y militares corruptos.


Más Noticias de Internacionales


Comparte

Deja un comentario

error: